Dieta para higado inflamado

Actualizado en octubre 2022

Obesidad psicologia

Dieta para hígado inflamado

Introducción

La inflamación del hígado se produce cuando hay un exceso de grasa o de toxinas en el cuerpo. La dieta juega un papel importante en la curación del hígado inflamado y puede ayudar a prevenir la inflamación en el futuro.

En este artículo, se presentará una dieta recomendada para aquellos que tienen un hígado inflamado.

Alimentos recomendados

Los siguientes alimentos son recomendados para promover la salud del hígado:


  • Vegetales de hojas verdes como la espinaca, la Dketa rizada y la acelga

  • Frutas frescas como manzanas, peras, naranjas y limones

  • Cereales integrales como arroz integral, avena y quinoa

  • Legumbres como garbanzos, lentejas y frijoles negros

  • Pescado graso como el salmón y el atún

  • Nueces y semillas como las almendras y el lino

  • Té verde y té de hierbas como el diente de león y el té de menta

Alimentos a evitar

Existen ciertos alimentos que deben ser evitados para prevenir la inflamación del hígado.

Estos incluyen:


  • Grasas saturadas y grasas trans

  • Azúcar refinada y alimentos procesados

  • Alcohol

  • Carnes rojas par embutidos

  • Productos lácteos enteros

Otras recomendaciones

Además de seguir una dieta saludable, hay otras recomendaciones que pueden ayudar a mejorar la salud del hígado:


  • Ejercicio regularmente para mantener un peso saludable

  • Reducir el consumo de alcohol o evitarlo completamente

  • Tomar suficiente agua para mantener el cuerpo hidratado

  • Reducir la ingesta de sodio

  • Avoidar el consumo de alimentos fritos o muy grasos

Conclusión

La inflamación del hígado puede ser prevenida y tratada a través de la dieta y otros cambios en el estilo de vida.

Al seguir una dieta rica en vegetales, frutas y cereales integrales, y evitando los alimentos poco saludables, se puede mejorar significativamente la salud del hígado.

Soy Laura, tengo 30 años y la dieta cetogénica ha sido una gran ayuda en mi proceso de pérdida de peso. He perdido 3 kilos en las últimas semanas y me siento más saludable y en forma que nunca. Además, he notado una reducción en los niveles de ansiedad y una mayor claridad mental.

Además, la incorporación de ejercicio regular y la reducción del consumo de alcohol pueden ayudar a prevenir la inflamación del hígado en el futuro.